La Fábula del Bote


Un hombre estaba remando en su bote, corriente arriba, durante una mañana muy brumosa. De repente vio que otro bote venía corriente abajo, sin intentar evitarle. Avanzaba de forma tan directa hacia él que comenzó a gritar: 

- “¡Cuidado!¡Cuidado!”, pero aún así, el bote le dio de lleno, y casi lo hizo naufragar. 

El hombre estaba muy enfadado y empezó a gritar a la otra persona, para que se enterara de lo que pensaba de ella. En ese momento pudo observar el bote más de cerca. Fue precisamente allí donde se dio cuenta que estaba vacío 


Thich Nhat Hanh

En las organizaciones nos afanamos por tener sistemas de control, y creemos que con esto solucionamos el mundo.

Es claro que para poder controlar se debe poder medir y tener una fuente de información mínima. Esta es a base del control de gestión, pero si no somos capaces de entender las señales que recibimos nuestra sistematización puede acabar en un rotundo fracaso.

En la fábula la persona insistía en que sus acciones iban a tener un efecto deseado, pero nunca pensó que éstas no resultarían. Justamente es la capacidad del ser humano, su inteligencia, de poder realizar inferencias más allá de los datos que nos entrega el sistema.


Lean Canvas Control de Gestión

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo